Suscríbete para estar al día de toda la información

Seguros de Responsabilidad Civil para empresas: qué cubren

Publicado el
15/7/2020
Última modificación el
31/7/2020

Un seguro de responsabilidad civil para empresas es el mejor recurso que tienen las Pymes para blindarse ante imprevistos derivados de su actividad profesional del día a día. Te protegen principalmente de reclamaciones de terceros, tanto clientes como proveedores o alguien que pase por los alrededores de tu empresa, cuando sufren algún tipo de daño material, económico o físico provocado accidentalmente por tu negocio.

Por ello, desde SingularCover recomendamos a todos los Autónomos y responsables de pequeños negocios que contraten su seguro de RC. Vamos a explicarte por qué.

¿Qué es un seguro de responsabilidad civil para empresas?

Icono caidas

En primer lugar, hay que entender qué es la responsabilidad civil en sí misma. Según el Código Civil, se trata de la obligatoriedad de reparar los daños económicos, materiales y físicos ocasionados por una persona física o jurídica a otra.

Los entes con personalidad jurídica son los trabajadores Autónomos en el desarrollo de su actividad profesional, así como las empresas y las sociedades. Al estar sujetos a la responsabilidad civil, tienen que hacer frente a posibles indemnizaciones si causan cualquier perjuicio a un tercero.

En caso de reclamación, las indemnizaciones pueden ser muy elevadas. Por ejemplo, imagina que una fuga de agua en la sede de tu empresa provoca la caída del techo del local comercial de abajo. Este, a su vez, lesiona a un trabajador o a un cliente. De esos daños tendrá que responsabilizarse tu empresa.

Calcular precio de mi seguro de comercio en 1 minuto
Es posible asegurar hasta cierta cantidad la responsabilidad civil que posee cualquier Pyme o Autónomo.

El seguro de responsabilidad civil para sociedad limitada, empresa o trabajador Autónomo, en caso de haber sido contratado previamente, se hará cargo de dicha indemnización. Al menos en parte, algo que puede salvarte de la ruina.

Por tanto, podemos definir este tipo de seguro como la póliza que cubre la responsabilidad civil derivada de tu actividad profesional.

 

¿Qué cubre un seguro de responsabilidad civil en una empresa?

La póliza de responsabilidad civil de la empresa debe ofrecer las siguientes coberturas:

  1. Perjuicios económicos a terceros. Esto hace referencia a las pérdidas económicas que puede sufrir el propietario de un local afectado por el daño causado por tu actividad. Es decir, no se trata del daño en sí mismo, sino de que, a causa de él, haya tenido que parar su negocio. Por ejemplo, imagina que se ha producido un incendio en la sede de tu empresa y que ha dañado parte de la estructura de tu vecino, lo que le ha obligado a echar el cierre un par de semanas hasta restaurarlo. La responsabilidad civil abarca también las pérdidas generados por ello.
  2. Daños personales. Son los más graves. En concreto, hacen referencia a las lesiones que sufren personas como consecuencia del daño originado por tu propia actividad profesional. Puede tratarse de un problema leve, pero en caso de que degenere en una discapacidad o en la muerte, la indemnización puede alcanzar cifras astronómicas. Incluso puede derivar en consecuencias penales si ha existido negligencia, aunque ese es otro tema.
  3. Daños materiales. Los más habituales. Son aquellos elementos que han quedado inservibles y deben ser sustituidos o reparados cuando se produce un accidente del que tu empresa es responsable.

Pero, más allá de estas coberturas de carácter general, los seguros de responsabilidad civil suelen incluir otras muy interesantes. Estos son algunos ejemplos:

  • Daños a vehículos que se encuentren estacionados en el aparcamiento de las instalaciones de la empresa
  • Defensa jurídica y costes judiciales
  • Pago de fianzas
  • Protección de los productos o materias primas adquiridas a terceros desde que salen del almacén hasta que llegan a tus instalaciones
  • Daños a prendas almacenadas en guardarropas
  • Daños por agua de cualquier tipo
  • Daños a personas o locales colindantes

Los límites de los seguros de responsabilidad civil

Generalmente, los límites establecidos en la póliza son los que marcan su precio. De forma habitual, estos suelen establecerse en torno a los 150.000 € y actualizarse año a año. Sin embargo, también pueden ser mayores o menores. Lo que siempre debes hacer es buscar asesoramiento y negociar esas cantidades en función de los riesgos asociados a tu actividad empresarial. Puede ser que pagar un poco más anualmente te salve de una indemnización que arruine tu negocio.

Las ventajas del seguro de responsabilidad civil para empresas

Contratar una póliza de responsabilidad civil será obligatorio o no en función de la actividad profesional que realice tu negocio. Lo que sí te aseguramos es que es recomendable en todos los casos. Disponer de ella te brindará una gran tranquilidad a la hora de realizar tus tareas y la certeza de tener un respaldo en caso de hacer frente a una indemnización cuantiosa. Y, si te demandan, también disfrutarás de asistencia jurídica sin coste adicional.

¿Interesado en contratar un seguro de responsabilidad civil para empresas ajustado a las características de tu negocio? Desde SingularCover te ofrecemos diseñar una póliza a tu medida que podrás contratar sin permanencia. Para más información, puedes llamarnos al teléfono 910 780 404 o mandarnos un correo electrónico a ayuda@singularcover.com. Te ofreceremos asesoramiento personalizado sin coste adicional.

Suscríbete para estar al día de toda la información

¡Hecho! A partir de ahora no te perderás nada importante para tu día a día como Autónomo.
Oops! Something went wrong while submitting the form.