Suscríbete para estar al día de toda la información

¿Por qué debes contratar un seguro si eres un profesional de bodas?

Publicado el
2/10/2020
Última modificación el
10/8/2021

Los trajes, los anillos, las fotos, el catering, la finca… Una boda pone a trabajar a cantidad de profesionales Autónomos que se enfrentan al gran reto marcado por los novios: que todo salga a la perfección y sin sobresaltos en un día muy señalado en sus calendarios. Y para eso lo primero que necesitas es un seguro de responsabilidad civil.

¿Qué pasa si durante el baile alguien se tropieza con el fotógrafo y se rompe la cámara con todas las fotos de la boda? ¿Y si el traje de novia no aguanta y se rompe ya en el momento de la ceremonia? ¿Qué hacemos si el proveedor del catering quiebra y nos metemos en gastos de reorganización de la boda?

Aunque la confianza nos lleve a pensar que no, este tipo de incidentes sí ocurren. Y son problemas más comunes de lo que crees. Por eso, como novios u organizadores de una boda, debéis exigir a vuestros proveedores que tengan un seguro de Responsabilidad Civil para eventos.

Por otra parte, si perteneces al gremio de fotógrafos, peluqueros, maquilladores, wedding planners, empresas de catering y un largo etcétera de profesionales que trabajáis en el sector de las bodas debéis presentarles vuestro seguro de RC para Autónomos a vuestros clientes como garantía de profesionalidad y confianza

Los novios deben exigir a sus proveedores que tengan un seguro frente a imprevistos. 

Algunos seguros para bodas que deberías plantearte

Tenías planeada una boda en exteriores, pero finalmente el tiempo no acompaña; uno de los novios se encuentra en el hospital por causa de una enfermedad grave y no se puede celebrar la boda; no te entregan los anillos a tiempo; o el fotógrafo no se presenta... 

Para sobresaltos de este estilo hay 3 tipos de seguros recomendables para bodas:

  1. Seguro de cancelación de eventos: una boda es un tipo de evento y, como tal, para ellas se ha adaptado el seguro de cancelación. Es una póliza que suele cubrir el pago a los proveedores (hoteles, catering, floristería, fotógrafo y vídeo…) en caso de que algún fenómeno atmosférico y/o climatológico (lluvia, nieve, viento, inundación…)
    impida la celebración de la boda así como si hay que aplazarla por causa de enfermedad, accidente o fallecimiento de un ser cercano o de los propios novios. El motivo de la cancelación de la ceremonia siempre debe ser ajeno a la pareja como los ya citados, o problemas con los proveedores esenciales.
  2. Seguro de Responsabilidad Civil para bodas: cubre los daños personales o materiales producidos accidentalmente a terceros durante el evento, así como los gastos de defensa jurídica y los costes judiciales si fuesen necesarios o los daños causados a bienes alquilados como vehículos o equipos de sonido. En caso de contratar coberturas específicas, también garantiza compensaciones frente a productos en mal estado y transporte de mercancías (por ejemplo, en la entrega del catering, por accidente del vehículo, cubriría el valor de la mercancía exclusivamente).
  3. Seguro de Accidentes: que puedan ocurrir durante el transcurso de la boda, en su montaje o posteriormente en el desmontaje. Cubre la posibilidad de un siniestro “in situ” (que alguien se caiga o tenga un percance…) y garantiza tanto una indemnización por accidente que cause invalidez e incluso el fallecimiento como un capital por asistencia sanitaria en centros privados o públicos.

El lugar en el que te cases también es relevante. Algunas fincas te exigen un seguro cuando reservas el espacio así como ciertas garantías que deberán tener cubiertas fotógrafos, músicos y demás trabajadores de la boda. Si decides casarte en la playa, por ejemplo, debes pedir el permiso o licencia pertinente al ayuntamiento que corresponda para realizar el montaje, pagar la tasa que corresponda y en algunas localidades también un seguro de responsabilidad civil.

El seguro de cancelación de eventos, el de Responsabilidad Civil y el de Accidentes son los más habituales en el sector de las bodas.

En caso de siniestro, estas coberturas garantizan la recuperación de los gastos y costes fijos pactados de antemano en la póliza. Teniendo en cuenta que la mayoría de los pagos de una boda se realizan con una antelación incompatible con los imprevistos de última hora, contar con un seguro para bodas aporta una gran seguridad a quienes las organizan.

Veamos ahora las razones por las que los profesionales de las bodas también deberían tener un seguro y cuál es el que más le conviene. 

¿Qué seguro debería tener si soy fotógrafo de bodas? 

Los fotógrafos de bodas tienen en su poder uno de los bienes más preciados de los novios: sus recuerdos. La fotografía y vídeo de la boda son un material muy valioso que los fotógrafos deben proteger de posibles imprevistos. Lo más recomendable es que contraten un seguro de Responsabilidad Civil con las coberturas específicas de:

  • Explotación: por los posibles daños que puedan causar a terceros durante el ejercicio de su actividad profesional
  • Patronal: en caso de que tengan empleados
  • Trabajos en el exterior o fuera de su estudio

Los fotógrafos son trabajadores autónomos que utilizan herramientas de trabajo muy costosas y su actividad profesional suele desempeñarse en el exterior, por lo que pueden sufrir daños o provocarlos a terceros de manera accidental. Si no contasen con seguros de responsabilidad civil y de daños, deberían hacer frente a todo ello con su propio dinero.

El seguro básico que toda empresa de catering para bodas debería contratar

En el caso del catering, todo depende de si el espacio (la finca o el salón de bodas) pertenece a la empresa que se encarga del menú de la boda o no. En el supuesto de que así fuese, lo más recomendable es contratar un seguro Multirriesgo que, además de incluir la Responsabilidad Civil por posibles daños a terceros, también protege al local en sí mismo (continente) y a todo lo que hay almacenado dentro (contenido) como el deterioro de alimentos refrigerados (si se va la luz por algún siniestro cubierto) así como la paralización de actividad si el salón tiene que cerrar por un incidente cubierto (incendio, explosión o rayo) o el fraude por parte de empleados (aunque hay que tener en cuenta que la infidelidad de empleados es una garantía no esencial y poco utilizada, que además, requiere de denuncia y sentencia firme) y también robos que afecten a los clientes.

En cambio, si no es necesario asegurar el local, basta con contratar el seguro de Responsabilidad Civil con las siguientes coberturas: 

  • Explotación: derivada de la actividad de hostelería y restauración 
  • Patronal para los empleados
  • Trabajos en el exterior
  • Productos terminados
  • Intoxicación alimentaria

 

Piensa en las consecuencias de una indemnización por la responsabilidad civil de servir una comida en mal estado o en un cortocircuito que provoque un incendio en la cocina. Si no tienes seguro, tendrías que asumir el elevado coste de repararlo personalmente. 

Si eres un peluquero especializado en bodas, este es tu seguro 

El de Responsabilidad Civil también es el seguro más adecuado para un peluquero de bodas o un maquillador que se desplaza allí donde está la novia y sus invitados más cercanos para realizar su trabajo. En este caso concreto, debería contratar las coberturas de:

  • Explotación
  • Trabajos en el exterior 
  • Productos terminados

El grupo de músicos, los encargados de las flores, joyas, regalos, vestido de novia, decoración, diseñadores de las invitaciones de boda, y hasta la wedding planner también son profesionales que deben estar cubiertos frente a multitud de imprevistos que un seguro adecuado no puede evitar, pero sí mitigar enormemente.  

Si tienes dudas al respecto, en SingularCover somos especialistas en seguros para Pymes y Autónomos. Estaremos encantados de asesorarte. 

Artículos relacionados

Suscríbete para estar al día de toda la información

¡Hecho! A partir de ahora no te perderás nada importante para tu día a día como Autónomo.
Oops! Something went wrong while submitting the form.