Paso a paso para liquidar un negocio por jubilaciónPaso a paso para liquidar un negocio por jubilación
Autónomos y Pymes

¿Cómo liquidar un negocio por jubilación?

Cuando llega el momento de la jubilación, en muchos casos a los Autónomos no les quedan más alternativas que liquidar el negocio. La falta de relevo generacional dentro de la propia familia o incluso por parte de terceras personas interesadas en la continuidad de la actividad provocan que la empresa cierre y se tengan que liquidar deudas, tramitar despidos por cierre y demás cuentas pendientes. 

Si estás en mitad de ese proceso, presta atención a todo lo que debes saber para liquidar tu negocio y preparar la jubilación. 

¿Qué es la liquidación de un negocio y cuáles son sus condiciones?

La liquidación de un negocio consiste fundamentalmente en la extinción de la relación comercial o el cese de la actividad sin que haya herederos ni ningún tercero interesado en seguir trabajando en él. Como empresario o responsable del negocio es necesario que durante el período de liquidación de tu actividad realices todos estos trámites

  1. Pagar las deudas pendientes que tengas en ese momento
  2. Vender o traspasar los bienes de tu empresa que estén a tu nombre
  3. Tramitar la carta de despido de los trabajadores contratados
  4. Comunicar tu nueva situación a la Seguridad Social y tramitar los papeles para empezar a cobrar tu pensión de jubilación

El Estatuto de los Trabajadores reconoce varios supuestos por los que cerrar una empresa más allá de las estrictamente económicas como puede ser la quiebra después de un concurso de acreedores. Son el fallecimiento, la incapacidad permanente y la jubilación del empresario, que es la que nos interesa explicar en este artículo.

¿Cómo ejecutar la liquidación de un negocio por jubilación y qué implica?

Una de las primeras preguntas que debes hacerte es cuánto tiempo hay para liquidar un negocio una vez que llega el momento de la jubilación del Autónomo. La respuesta es que debes tramitar la liquidación al mismo tiempo que la jubilación para evitar caer en incompatibilidades con la prestación pública a menos que hablemos de la jubilación anticipada de un Autónomo y seguir liquidando el negocio más adelante.

Debes notificar el despido objetivo a tus trabajadores y liquidar deudas pendientes.

Según el Estatuto de los Trabajadores, el cese de negocio por jubilación del empresario te da derecho a despedir a tus empleados por causas objetivas. Además, en condiciones muy favorables. Cuando el que se jubila es un Autónomo con figura de persona física solo tiene que comunicárselo por escrito especificando expresamente la causa del despido y pagarles un mes de salario bruto (no tributa al IRPF) en concepto de indemnización y la prestación de desempleo cuando se tenga derecho. En caso de que el trabajador impugne este tipo de despido, se trataría de llegar a un acuerdo a través del Servicio de Mediación, Arbitraje y Conciliación y, si tampoco fuese posible, se tramitará la indemnización por despido por vía judicial. 

En paralelo también debes planificar el procedimiento para deshacerte de las propiedades de la empresa y pagar posteriormente todas las deudas adquiridas antes del cierre. Ten en cuenta también que en caso de que tengas una sociedad, deberás comunicar el cierre de la empresa al Registro Mercantil. 

En cambio, si el empresario se jubila, pero sus herederos u otras personas físicas o jurídicas deciden mantener la actividad de la empresa, no será necesario despedir a los trabajadores ni liquidar deudas sino que los derechos y obligaciones laborales y de Seguridad Social pasarán a los nuevos dueños.

Alternativas a la liquidación de un negocio

El cierre del negocio y el contrato de liquidación no son las únicas opciones que tienes a tu disposición si estás valorando jubilarte. También puedes hacer un traspaso del negocio y tienes varias opciones:

  • A algún familiar. Es una de las opciones más habituales. En este caso la actividad de la empresa continúa aunque serán ellos quienes la gestionen adquiriendo tus derechos y obligaciones respecto a los empleados, Seguridad Social, activos de la empresa como la maquinaria y existencias y también sobre el local si es de alquiler. Lo mismo sucede en cuanto a las deudas.
  • A un tercero. Los efectos son los mismos que en el caso anterior a nivel de obligaciones y derechos subrogados. Sin embargo, el nuevo propietario no será un miembro de tu familia.
  • A los trabajadores. No es lo más habitual, pero puede suceder que traspases el negocio a los trabajadores que pueden fundar una cooperativa a partir de la cual seguir explotando el negocio. Es una alternativa especialmente popular en las empresas dedicadas al mundo rural.

Ahora ya tienes la información sobre cómo liquidar un negocio si eres Autónomo. Eso sí, ten en cuenta que, si posees una sociedad mercantil, la cuestión es más compleja. ¿El motivo? Deberás contar con la aprobación de tus socios. También tendrás que acogerte a las condiciones establecidas para el despido colectivo o expedientes de regulación de empleo (ERE). Esto dependerá de si tienes menos o más de cinco trabajadores. Cuando tienes menos de 5 trabajadores se tramita como despido objetivo individual, mientras que si son más de 5 se aplica el despido colectivo o ERE. En estos casos en los que se jubila el empresario de una sociedad mercantil, los trabajadores tienen derecho a una indemnización de 20 días de salario por año trabajado, hasta un máximo de 12 mensualidades.

Real Stories

Las historias reales de 3 Autónomos Extraordinarios

Ver las historias

¿Por qué SingularCover?

Descúbrenos

Especialistas en Pymes y Autónomos.

Coberturas personalizadas según tu actividad.

Tu precio en 3 pasos con pago flexible.

¡Listo! ya está enviado
Puedes ver la guía en tu mail o descargarla
Descargar
Se ha producido un error al enviar el formulario.