Suscríbete para estar al día de toda la información

Ayudas directas por COVID-19 a Autónomos y Pymes: requisitos y plazos

Publicado el
15/3/2021
Última modificación el
16/3/2021

Ayudas directas, a fondo perdido, no reembolsables. Es lo que llevaban reclamando meses desde los sectores más afectados por la pandemia como el turismo, la hostelería y el comercio para recuperarse del desplome de su facturación en 2020 por causa del COVID-19, saldar deudas, evitar el cierre y afrontar el inicio de la salida de la crisis. Y finalmente han llegado.

El gobierno acaba de aprobar una partida de 7.000 millones de euros en ayudas públicas directas a Pymes y Autónomos afectados por la crisis del coronavirus. La mayor parte de estos fondos, 2.000 millones, irán a Autónomos y Pymes que desarrollen su actividad en Baleares y Canarias, las comunidades autónomas más afectadas por las restricciones a la movilidad y el turismo durante el estado de alarma y que ahora necesitan prepararse para reactivar una campaña de verano que todavía está en el aire.

La mayor parte de las ayudas directas irán a Canarias y Baleares, las comunidades más afectadas por el desplome del turismo.

El resto, 5.000 millones de euros, serán subvenciones a autónomos y empresas de las demás comunidades autónomas españolas.

Junto a este paquete de ayudas directas, el Consejo de Ministros también ha aprobado otras dos partidas de ayudas:

  • 3.000 millones para la reestructuración de los más de 120.400 millones de créditos que ha concedido la banca con el aval del Instituto de Crédito Oficial (ICO) a lo largo de la pandemia
  • 1.000 millones para la recapitalización de medianas empresas mediante la empresa pública Cofides.

Suman, por tanto, un total de 11.000 millones de euros en ayudas para Pymes y Autónomos afectados por el COVID-19.

Pero, ¿cómo se pueden solicitar estas ayudas directas a autónomos y cuándo llegarán a sus bolsillos?

Guía: cómo solicitar ayudas al emprendimiento [Descargar gratis]

Requisitos para solicitar las ayudas directas a Autónomos afectados por el COVID-19

Para optar a las subvenciones directas del gobierno, las empresas y autónomos deben pertenecer a alguna de las 100 actividades económicas recogidas en el Real Decreto como las más afectadas por la pandemia. Entre ellas están la hostelería, restauración, comercio, transporte (como el taxi), cultura, deporte o manufacturas de comercio.

Además, solo pueden recibir estas ayudas empresas que hayan sufrido una caída de al menos un 30% en su facturación con respecto a los ingresos obtenidos en 2019 previos a la pandemia y finalmente deben cumplir estos requisitos:

  • No tener su domicilio en un paraíso fiscal.
  • No estar en concurso ni haber cesado la actividad en el momento de la solicitud.
  • Estar al corriente de pagos de las obligaciones tributarias y de la Seguridad Social.
  • No repartir dividendos ni haber aumentado los salarios de su equipo directivo durante un periodo de dos años y mantener su actividad hasta junio de 2022.

¿Para qué gastos deben usarse estas ayudas?

El objetivo de estas ayudas directas para autónomos y pymes es garantizar su solvencia económica. Son ayudas finalistas y por eso se deben destinar a pagar deudas que hayan contraído desde el inicio de la pandemia en marzo de 2020 con proveedores y también para pagar gastos fijos como salarios, alquileres y suministros.

Esta era precisamente la demanda de muchos empresarios que alertaban precisamente de que estos gastos estaban ahogando su capacidad de resistencia en estos meses.

Las ayudas deben destinarse a pagar deudas y gastos fijos como salarios y alquileres.

Finalmente, las pymes y Autónomos también pueden usar estas ayudas para pagar deudas financieras y no financieras con el objetivo de evitar que el sobreendeudamiento lastre su recuperación.

¿Qué cantidad máxima pueden recibir Pymes y Autónomos en ayudas directas?

Las pymes y micropymes podrán compensar, como máximo, el 40% de la caída de ingresos, mientras que para el resto de empresas será hasta un 20%.

Hablando de cifras concretas, los autónomos que tributen en el régimen de estimación objetiva en el IRPF podrán ingresar hasta 3.000 euros de ayudas, mientras que el resto de autónomos y empresas recibirán entre 4.000 y 200.000 euros. Cantidades que, en el caso de Baleares y Canarias serán más altas.

En el resto de comunidades, el reparto de los fondos se hará según criterios como el impacto de la pandemia en la riqueza de las propias comunidades autónomas o la influencia de la crisis en el desempleo (tanto el general como en el paro juvenil).

¿Cómo funciona el reparto de ayudas y qué plazos se manejan?

En cuanto a los plazos de estas ayudas directas a Autónomos, la puesta en marcha será rápida pero no inmediata. Antes hay que desarrollar un esquema jurídico que garantice que estas subvenciones se destinan al fin previsto.

El gobierno se ha comprometido a formalizar la orden de reparto a las comunidades autónomas en un mes y diez días (a contar desde el 12 de marzo). Las comunidades autónomas, por su parte, ya tienen todos los instrumentos necesarios para realizar la distribución, de manera que el reparto será más sencillo aunque se calcula que las ayudas no llegarán a pymes y autónomos hasta los meses de mayo y junio.

Se ha acordado que sean las comunidades autónomas quienes gestionen el reparto de ayudas precisamente para que se haga de forma más ágil y rápida partiendo de la base de que las administraciones autonómicas tienen información sobre en qué sectores son más necesarios los fondos dentro de su territorio. Pero aunque sean las autonomías quienes canalizan los fondos, la supervisión será estatal y a cargo de la Agencia Tributaria, que controlará los requisitos para obtener las ayudas con el objetivo de evitar fraudes.

New call-to-action

Condiciones de las otras ayudas aprobadas por el gobierno

Con respecto a la línea de 3.000 millones que gestionará el ICO, se usará para extender los plazos de los avales y su importe. Esto permitirá convertir los créditos en préstamos participativos y otorgar transferencias directas a pymes y autónomos para reducir el principal.

En cuanto al fondo de recapitalización de 1.000 millones de euros, gestionado por Cofides, es una ayuda similar a la aprobada en julio de 10.000 millones que se canaliza a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). En aquel momento se fijaron unos requisitos que solo han permitido que se beneficien de ella las grandes empresas. Por eso, esta partida pretende flexibilizar el acceso a ese fondo tal y como han reclamado los empresarios en los últimos meses.

Desde SingularCover esperamos que este paquete de medidas sea parte de la tabla de salvación que tanto necesitan nuestros Autónomos y Pymes después de un duro 2020 en el que se perdieron 65 millones de turistas y la economía española cayó un 11%. Os enviamos todo nuestro apoyo y quedamos a vuestra disposición en ayuda@singularcover.com para lo que podáis necesitar.