Suscríbete para estar al día de toda la información

Qué tipo de accidente laboral es más frecuentes en Autónomos

Publicado el
14/6/2021
Última modificación el
14/6/2021

Dependiendo de tu actividad profesional y de los riesgos que se puedan derivar de ella, como Autónomo puedes estar expuesto a cantidad de accidentes laborales que pueden provocar desde una incapacidad temporal hasta una invalidez permanente absoluta e incluso el fallecimiento. Lo que puedes perder en caso de imprevisto es tanto que contratar un seguro de accidentes se hace prácticamente indispensable.

Los accidentes laborales más comunes entre Autónomos

Un Autónomo, al igual que cualquier otro trabajador, está expuesto a sufrir accidentes durante el desarrollo de su actividad laboral. Sin embargo, al ser muchas veces el único responsable de sacar el negocio adelante, las consecuencias son mucho mayores. De ahí la importancia vital que tiene asegurarse una protección económica suficiente en caso de invalidez permanente o fallecimiento por accidente. 

De hecho, en el ámbito de los seguros por accidente se entienden precisamente las lesiones corporales derivadas de una reacción súbita, violenta y ajena a la intención del asegurado que causen la muerte o una invalidez permanente o temporal.

Los tipos de accidentes laborales (con consecuencias imprevisibles) más frecuentes y frente a los que te puedes proteger son: 

  • Caídas. Es lo más habitual. De hecho, uno de cada cuatro accidentes laborales se produce por causa de un tropiezo o un resbalón al mismo nivel (a ras de suelo) provocados por líquidos en la superficie, calzado inadecuado, un cargamento de importantes dimensiones, distracciones o mala iluminación. Las caídas a distinto nivel, que son aquellas que se producen a una altura determinada o en escaleras, suelen conllevar lesiones más graves y períodos de baja más prolongados. 
  • Cortes y atrapamientos. Especialmente habituales entre aquellos trabajadores Autónomos que trabajan en el sector de la construcción y manipulando maquinaria pesada. Este sería el caso, por ejemplo, de un golpe en el dedo con un martillo o de un corte en la mano provocado por un cúter o de una radial.
Uno de cada cuatro accidentes profesionales entre trabajadores Autónomos se produce por caídas a ras de suelo.
  • Golpes y aplastamientos. Se estima que, aproximadamente, el 2% de los accidentes que sufren los trabajadores Autónomos se deben a cualquiera de estos motivos. Además, suelen conllevar, en un alto porcentaje, bajas que superan los 3 días de duración. Aquí hablamos de lesiones producidas por la caída de un objeto situado a una determinada altura o, más grave, de una estantería con material que se cae sobre el trabajador.
  • Contacto eléctrico. Es lo que comúnmente se define como electrocutarse. Estos contactos se producen de forma directa o indirecta (cuando el electrocutado es otro trabajador y, al intentar ayudarle, se sufre en la propia piel), así como por quemaduras por arco eléctrico. Estas últimas suelen estar asociadas con el uso de soldadores eléctricos. Cada año, más de 2.000 trabajadores Autónomos se dan de baja por este motivo en España. Para evitar este tipo de accidentes es indispensable contar con un calzado de seguridad que tenga una suela aislante y tomar todo tipo de precauciones, pero aún así sigue siendo necesario contratar un seguro de accidentes con las coberturas apropiadas para cada actividad profesional.
  • Trastornos musculares asociados a posturas inadecuadas. Hablamos de lumbago, ciática o de tensiones musculares en cualquier otra parte del cuerpo que el Autónomo sufra con ocasión de un accidente. Lo más habitual es que se produzcan por cargar peso sin seguir unas correctas pautas de higiene postural o por permanecer sentado o agachado durante más tiempo del recomendado.
  • Quemaduras. Ya sean derivadas de un incendio o del uso de herramientas como, por ejemplo, los sopletes. Es relativamente habitual que se produzcan accidentes laborales por quemaduras, sobre todo cuando no se utilizan guantes de seguridad para proteger las manos de cualquier descuido. Si trabajas con materiales especialmente inflamables, los riesgos e implicaciones de las quemaduras consecuencia de un accidente pueden ser muy importantes. 
  • Incendios. Aunque no es frecuente que ocurran, es importante estar prevenidos con extintores, pasillos de evacuación y salidas de emergencia debidamente señalizados y libres de obstáculos y que conozcan todos los trabajadores para evitar accidentes laborales.
  • Otros accidentes menos frecuentes en trabajadores Autónomos. También podríamos considerar como accidentes relacionados con contingencias profesionales los derivados del cansancio mental, de los sobresfuerzos o los accidentes de tráfico siempre que sea un accidente in itinere, es decir, al recorrer el trayecto habitual que separa el hogar del trabajador de su puesto tanto en el trayecto de ida como en el de vuelta. Por supuesto, están también cubiertos todos los trayectos de aquellos Autónomos que se dediquen profesionalmente al transporte de pasajeros o mercancías. 

¿Cómo prevenir accidentes laborales?

Sin duda, para prevenir accidentes lo más importante es realizar una adecuada inversión en equipamiento de seguridad ya sea calzado, cascos, guantes o cualquier otra protección para el profesional o acondicionando el propio local comercial con pasillos de evacuación, extintores y demás medidas en caso de accidente. 

Asimismo, la realización de cursos de prevención de riesgos laborales (PRL) también se antoja básica. De hecho, en muchos sectores, como es el caso de la construcción y de la industria, son obligatorios por ley. Llevar a cabo exámenes y revisiones médicas cada cierto tiempo es otro mecanismo básico para prevenir accidentes laborales.

Dada la desprotección pública de los Autónomos, el seguro de accidentes es la protección más básica frente a percances habituales del día a día.

Es cierto que tomar las medidas de prevención adecuadas puede librar al trabajador de algunos accidentes relacionados con su actividad y cuidar de su salud laboral. Sin embargo, siempre existirá un riesgo que en el caso de los trabajadores afiliados al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) de la Seguridad Social es mucho mayor dada la desprotección pública y las escasas prestaciones económicas que les corresponden en caso de incapacidad. Por eso, estar bien protegido con el seguro adecuado es clave para evitar un problema económico de mayor gravedad.

Un seguro de accidentes para Autónomos es clave

Un seguro de accidentes para Autónomos es la única herramienta que tienen los trabajadores por cuenta propia para garantizarse su futuro económico y el de su familia así como asegurarse de no dejar cargas económicas (el préstamo pendiente de pagar en el banco, el pago a plazos de los últimos equipos comprados, etc.) a sus herederos en caso de incapacidad permanente o incluso fallecimiento. 

En estos dos casos, la prestación que garantiza el seguro de accidentes es el 100% del capital asegurado en la póliza. Si se trata de una incapacidad permanente parcial, la entidad aseguradora pagará un determinado porcentaje sobre el capital asegurado en función de la pérdida física o funcional que haya sufrido el Autónomo en ocasión o por consecuencia de un accidente. De manera opcional, pueden incluir también asistencia en viaje y cobertura sanitaria. 

Para que lo sepas, se suelen considerar incapacidades permanentes parciales las disminuciones no inferiores al 33% en el rendimiento normal para la profesión habitual, sin que impida realizar las tareas fundamentales, mientras que una incapacidad temporal es la que se produce cuando el asegurado está imposibilitado para desempeñar sus tareas habituales durante un tiempo determinado. Para estos casos, se puede pactar recibir una prestación diaria con el seguro mientras dure esta incapacidad temporal aunque para estos casos sería recomendable un seguro de baja laboral para Autónomos.

Si eres Autónomo, desde SingularCover te recomendamos que no dejes tu futuro económico y el de tu familia en manos de la incertidumbre. Nunca sabes cuándo puede ocurrir un percance (tocamos madera), pero cuando eso ocurra, el seguro de accidentes estará ahí para ofrecerte la protección que necesitas. Si necesitas conocer más detalles sobre tu caso particular, puedes llamarnos al número de teléfono 910 780 404. Te asesoramos sin compromiso.

Artículos relacionados

Suscríbete para estar al día de toda la información

¡Hecho! A partir de ahora no te perderás nada importante para tu día a día como Autónomo.
Oops! Something went wrong while submitting the form.